Ayer, sobrevolando mundos que no son lejanos, ni paralelos, ni virtuales.

Ayer, sobrevolando mundos que no son lejanos, ni paralelos, ni virtuales.

El tercer post de la serie dedicada a instalaciones que combinan agua e interactividad. Este es último trabajo de Ramdon International.

The Elastic Holster por Stine Deja.

vía Flores en el ático.

Un proyecto interactivo de Mike O’Toole, Andrew Ratcliff, Ian Charnas y Andrew Witte. Más info en la web oficial del proyecto.

La instalación Water Light Graffiti de Antonin Fourneau combina agua y luz para crear una pared interactiva de mensajes efímeros.

La obra ha sido creada en el Digitalarti Artlab. En este otro vídeo Antonin explica el proceso creativo y la tecnología aplicada.

Pyramid Attack juega con el concepto de sinestesia y con la caracterización de los sonidos para crear un videojuego independiente.

Y relacionado con lo anterior, el estudiante Jinha Lee del Media Lab Tangible Media Group del MIT, plantea también el uso de fuerzas magnéticas para crear e interactuar con visualizaciones 3D.

Leap popularizará por 70$ los controladores 3D multitouch.

Modificando los sentidos de la apropiación lúdica del espacio. 

Modificando los sentidos de la apropiación lúdica del espacio. 

Muere Minitel, la red para la que nuestros padres no estaban preparados

Minitel era, hasta el pasado 30 de Junio, una red digital francesa que permitía ya en los años 80 enviar imágenes y texto de una casa a otra. Esto sería algo que, al menos a nivel doméstico, no ocurriría con Internet hasta 1994 con la creación de la World Wide Web.

Minitel llegó a tener 9 millones de terminales, 25 millones de usuarios y 25.000 aplicaciones. Permitía consultar las páginas amarillas, consultar el tiempo, leer el periódico, comprar billetes de tren y avión, participar en foros o acceder a porno hetero y gay, entre otros servicios.

Incluso llegó a servir ya entonces para fines subversivos y de experimentación creativa. En 1986 los estudiantes franceses utilizaron Minitel para coordinar una huelga general. Un año antes esta animación de Eduardo Kac titulada Reabracadabra fue enviada desde Francia a Brasil gracias a una aplicación de Minitel llamada VideoTex:

Se trataba de los primeros experimentos en distribución de arte digital en red. Al año siguiente Kac organizaría una exposición virtual colectiva accesible desde cualquier parte del mundo insertando el código “RJ*ARTE” en tu terminal VideoTex.

Otros artistas “telemáticos” se sirvieron también de esta red para realizar experimentos de conectividad y navegación compartida como en Générateur Poïétique (1986). En esta aplicación varios usuarios conectados podían dibujar al mismo tiempo sobre un lienzo virtual: 

Poetic Generator

Aún hoy Poetic Generator sigue vivo.

Los pensadores franceses más reconocidos participaron también de estos experimentos de comunicación en red:

Otro proyecto de escritura colaborativa asistido por ordenador se llevó a cabo para «Les immateriaux» en una muestra comisariada por Jean-François Lyotard en el Centre Georges Pompidou de París en 1985. Jacques Derrida, Michel Butor, Daniel Buren y otros veinte de intelectuales franceses, fueron provistos de una línea privada Minitel […] Los visitantes de la exposición pudieron seguir en tiempo real el debate en línea.

Minitel  se extendió a varios países sin lograr establecerse, entre ellos a España en 1986. Aquí podemos ver un anuncio de IberTex donde se promocionan todo tipo de servicios que en 1990 no lograron llamar la atención de los españoles:

Gónzalez-Simancas y Chamorro, dos administradores de Ibertex, comentaban tres años después su baja popularidad, asociándola a la “falta de cultura telemática de los usuarios españoles”. También apuntaban que ni Telefónica ni la Administración central apostaban por el sistema. Efectivamente, es difícil imaginar que los propios franceses se hubieran interesado por Minitel el Estado no lo hubiera ofrecido gratis.

Ante el auge de Internet en 1997, el presidente francés Jacques Chirac defendía Minitel argumentando que “La panadera de Aubervilliers sabe perfectamente pedir información a su banco por Minitel mientras que la panadera de Nueva York es incapaz de hacerlo”. Seguramente no le faltaba razón, muchas personas mayores seguían utilizándola el año pasado para acceder a información básica sin tener que lidiar con ventanas, menús desplegables, pestañas, actualizaciones…

Minitel no triunfó por ser un modelo “de arriba a abajo”, donde solo las empresas proveían contenidos, frente al modelo descentralizado y de estándares abiertos de Internet. Sin embargo muchos de los servicios en línea que hoy utilizamos regularmente fueron concebidos por primera vez para esta red.  Aunque la BBC revise aquí la historia de Minitel con cierta flema británica por su dependencia del Estado (como si el origen de Internet fuera puramente comercial), lo cierto es que introdujo ordenadores compactos antes que Apple, tiendas online antes que Amazon y el chat en línea antes que MSN Messenger. 

Usando iPads como ventanas a un mundo virtual que podemos modelar en tiempo real.